TELETRABAJO: UN CAMBIO CULTURAL EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

La crisis sanitaria provocada por la pandemia ha acelerado sin precedentes, la evolución hacia un puesto de trabajo digital desde casa, lo que conlleva una importante redefinición de procesos en las organizaciones y empresas del país.

En este sentido, según varios expertos el trabajo remoto significará un “cambio cultural” en la prestación de servicios del personal de la administración pública, así lo refirió Janeyri Boyer, presidenta ejecutiva de la Autoridad Nacional del Servicio Civil (Servir), en la inauguración de la Conferencia “Retos y Desafíos del Servicio Civil, en el marco del Covid-2019”. 

 “Es un cambio de chip porque implica pasar de trabajar en un horario fijo presencial a empezar a trabajar por metas y resultados de manera virtual”.

Pero la pregunta es ¿los empleados pueden trabajar igual en su casa que en la oficina? es necesario considerar que la compleja situación actual, los directivos de las organizaciones y empresas del país, además de propiciar el teletrabajo convendría evaluar y poner manos a la obra mecanismos de superación laboral, que entre ellos implica; actualización, modernización y evolución de sus metodologías de gestión.

Tomando en cuenta esta situación, la presidenta ejecutiva (Servir), Janeyri Boyer, enfatizó que, si bien el trabajo remoto es la herramienta principal, no todos los puestos son compatibles para un trabajo remoto. “Por ello, el marco legal nos brinda las opciones de aplicar licencias con goce de haber, la reconversión de funciones o el trabajo mixto, donde una parte es presencial y otra remota”.

En la actualidad, la aplicación del trabajo remoto en la administración pública es una necesidad en las actuales circunstancias del covid-19, pues permite evitar contagios y salvar vidas y, a su vez, que el Estado no se detenga; sin embargo, a mediano plazo implicará un drástico cambio cultural en el trabajo de la administración pública.

Otro factor importante en tomar en consideración en este cambio cultural, es que hoy más que nunca se requiere flexibilidad necesaria para modificar la jornada laboral, los horarios de entradas y salidas, que permitan controlar el aforo en las entidades.

El trabajo remoto es una opción responsable, para ello se requiere apoyo de los directivos, que tienen experiencia y pueden capacitar al personal para el uso adecuado de las herramientas de colaboración, reuniones y mensajería con la prioridad en el bienestar personal y familiar del trabajador.

La actitud es priorizar el trabajo por resultados, es mayor productividad, bienestar y reducción de los casos de contagio del COVID-19.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *