EL TRIÁNGULO DE LA EXCELENCIA LABORAL

El saber, el saber hacer, y el querer, tres puntos fundamentales a la hora de alcanzar los objetivos marcados y conforman la excelencia laboral.

El capital humano es el factor más importante a la hora de alcanzar los objetivos marcados, y conseguir que la dirección sea la correcta.

1º El saber: Cuando hablamos de saber nos estamos refiriendo a los conocimientos académicos del trabajador y a su Currículum Vitae. Unos conocimientos que se han adquirido en la etapa de formación y están conformados por los contenidos técnicos o teóricos que atesora el empleado.

Cabe destacar que en la actualidad casi todos los trabajadores se encuentran en procesos de formación continua y este vértice del triángulo es uno de los más potentes dentro de las compañías.

2º El saber hacer: en este punto, hablamos acerca de aquellos conocimientos de índole práctico que pueden ser asimilados en el día a día laboral. Este saber práctico engloba el conocimiento de los procedimientos de cómo se hace el trabajo y está en estrecha relación con el talento humano.

3º Querer hacer: el tercer vértice del triángulo de la excelencia laboral, se refiere a la motivación que tiene el trabajador para realizar de una manera rigurosa su trabajo. Este concepto sería equivalente al buen hacer.

Cada trabajador sabe cuáles son sus puntos fuertes y cuáles son sus carencias a la hora de desempeñar un puesto de trabajo específico. Esta actitud, el querer, es la que regula la buena aplicación de los contenidos teóricos y académicos que el trabajador ha ido adquiriendo en su devenir profesional.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *