Del hommo economicus al hommo reciprocans: La función de la identidad y la etnicidad en la acción colectiva

Es preciso reflexionar en torno a las posibilidades de construcción colectiva de instituciones diversas que sean capaces de estructurar nuevas formas de gobernanza del interés común, sobre todo en espacios cuyas características socio-culturales definen los contornos valorativos de la acción individual y colectiva. En ese sentido, es preciso comprender la estructura profunda de la gramática de las instituciones, sus reglas más allá de la superficialidad utilitarista del costo-beneficio, y aproximarnos a un tipo de reflexión que permita dar cuenta de otras dinámicas mucho más profundas de la vida social y política.

La teoría de la acción racional resulta insuficiente para explicar, más allá de la metáfora del hommo economicus, estructuras racionales de acción que privilegien elementos no estratégicos orientados bajo la regla de maximización de la utilidad individual (individualismo metodológico). Estas estructuras racionales de acción no estratégicos constituyen formas de relacionamiento funcional sobre la base más bien de elementos que privilegian una racionalidad orientada hacia la cooperación y búsqueda del interés común, siendo el surgimiento de la metáfora del hommo reciprocans fundamental para la comprensión de este tipo de acción colectiva. Esta búsqueda del interés común no está definida por la acción filantrópica del sujeto individualista sino a través de la acción intersubjetiva que permite establecer niveles de comprensión social respecto al significado y uso de los bienes comunes, así como estructurar agendas comunes mucho más legitimas en función a una comprensión común de los problemas transversales y específicos. La Politóloga Elinor Ostrom, quien recibió el Premio Nobel de Economía en el año 2009, establece una pregunta neurálgica en su libro Comprendiendo la diversidad institucional: ¿podemos profundizar en la inmensa diversidad de interacciones sociales regularizadas en mercados, jerarquías, familias, deportes, parlamentos, elecciones y otras situaciones para tratar de identificar los bloques de construcción universales que se emplean para elaborar todas estas situaciones estructuradas? (Ostrom: 2015). Ante este cuestionamiento, la politóloga construye un marco teórico en base al análisis de diversos casos concretos de poblaciones afectadas por la extracción de minerales e hidrocarburos a nivel mundial. El estudio establece que las diversas poblaciones en situaciones similares establecen instituciones colectivamente estructuradas con el objetivo de hacer prevalecer sus propias concepciones respecto al interés común y a la gobernanza de dichos bienes comunes. Estas instituciones colectivamente estructuradas también son estructurantes en la medida que funcionan como nexos estratégicos para guiar procesos de negociación y distribución de incentivos.

Ahora bien, la antropología política nos permite hacer uso de dos conceptos que se relacionan mutuamente y que describen y explican dichas posibilidades estructurales que motivan la acción colectiva bajo parámetros de reciprocidad. Estos dos conceptos son: identidad y etnicidad. La identidad, como la teoría lo explica, constituye un proceso siempre en construcción. Este enfoque constructivista nos lleva a considerar que la relación entre el sentido de “mismidad” del sujeto y de “otredad” se encuentra en una dinámica dialéctica. Por una parte, la identidad reposa sobre una afirmación del “yo”, sobre una individuación que hace del hombre un ser único, diferente de otros. Y, por otra parte, dicha afirmación posibilita la elaboración de un “nosotros” caracterizado por una serie de determinaciones que permite a cada “yo” posicionarse respecto a un “otro” en un proceso de reconocimiento de valores compartidos, modelos de vida e ideas orientadas por una colectividad de identificación colectiva (Dictionnaire de l’altérité et des relations interculturelles: 2003). Entonces, la identidad es un producto contingente de la acción social y política. Es decir, que la identidad colectiva puede ser entendida como el desarrollo interactivo dentro de un proceso de autocomprensión colectiva, el cual moviliza lazos de solidaridad en función a la reivindicación del sentido de pertenencia a un grupo social específico. Las identificaciones colectivas pueden ser vistas como recursos a través de las cuales se establecen, en sentido práctico, las categorías con las cuales los individuos practican y crean el sentido del mundo social (Kaufmann: 2018).

En ese sentido, la identidad colectiva es también la manifestación de un conjunto de lazos de identificación étnicas capaces de desarrollar una movilización colectiva entorno a un proceso de reivindicación política de reconocimiento cultural. Pero no debemos concebir la pertenencia étnica como un elemento solamente de diferenciación social ni como una categoría pertinente que describe la acción política. La etnicidad es, ante todo, el establecimiento de elementos de diferenciación social de un grupo determinado a través de una consciencia colectiva que subyace a los componentes universales de la acción social (Théorie de l’ethnicité: 2019). Este enfoque subjetivista nos lleva a pensar que la etnicidad constituye la parte dinámica de la sociedad moderna, como una categoría de la vida social con la cual poder cristalizar las posibilidades intersubjetivas para la creación de instituciones y comprender la dinámica de las mismas de manera mucho más profunda.

Finalmente, concluir señalando que los conceptos de identidad y etnicidad permiten comprender dichas dinámicas intersubjetivas que subyacen al establecimiento y funcionamiento de las formas sociales de cooperación y reciprocidad institucionales. El hommo economicus, metáfora de la economía neoclásica, no desaparece por acción del hommo reciprocans. Por lo contrario, se nutren mutuamente con el objetivo de forjar instituciones más legítimas y capaces de incrementar niveles de cooperación entre los seres humanos.

 

 

Categorías: Columnistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *