EL TRABAJO REMOTO LLEGÓ PARA QUEDARSE – CEPEG